Entrega la UNAM reconocimiento a defensores de migrantes en EU

El rector Enrique Graue con los galardonados con el Reconocimiento Alfonso García Robles para labores destacadas en favor de personas migrantes: Kalman D. Resnick, Andre Segura (director legal de la American Civil Liberties Union), Dolores Huerta y Angélica Salas.
El rector Enrique Graue con los galardonados con el Reconocimiento Alfonso García Robles para labores destacadas en favor de personas migrantes: Kalman D. Resnick, Andre Segura (director legal de la American Civil Liberties Union), Dolores Huerta y Angélica Salas.

El rector Enrique Graue con los galardonados con el Reconocimiento Alfonso García Robles para labores destacadas en favor de personas migrantes: Kalman D. Resnick, Andre Segura (director legal de la American Civil Liberties Union), Dolores Huerta y Angélica Salas.

 

CdMx.- La UNAM entregó, por primera ocasión, el Reconocimiento Alfonso García Robles por labores destacadas en favor de personas migrantes a cinco servidores públicos, autoridades e instituciones de Estados Unidos que con una posición firme han hecho prevalecer la justicia y el trato humano hacia los migrantes latinoamericanos en esa nación.

Los galardonados por su labor destacada en favor de los migrantes son: Eric Garcetti, alcalde de Los Ángeles, California, quien ha defendido los derechos de casi dos millones de hispanos, garantizando su acceso a la asistencia social, defensa jurídica y proyectos económicos; Dolores Huerta, activista por los derechos laborales, las libertades civiles y la equidad de género.

Kalman Resnick, que junto con su firma de abogados proporciona servicios legales pro bono a quienes lo requieren en asuntos de inmigración y ciudadanía, derechos humanos y justicia penal; Angélica Salas, activista pionera en el impulso de la reforma migratoria; y a la American Civil Liberties Union, fundada en 1920 y que busca garantizar los derechos de grupos discriminados.

En la ceremonia de entrega, el rector Enrique Graue Wiechers afirmó que este premio –para el que se analizaron 13 candidaturas– es un reconocimiento a la paz entre los hombres y mujeres del mundo, a la paz que surge del respeto a los derechos humanos.

“De la paz social resultante de la erradicación de intolerancias y actitudes xenofóbicas; de la paz resultado de la aceptación de la diversidad que nos enriquece y nos permite convivir en armonía e igualdad”, expuso en el auditorio Jorge Carpizo, de la Coordinación de Humanidades.

Explicó que la distinción lleva el nombre del mexicano Alfonso García Robles, Premio Nobel de la Paz 1982 y quien trabajó para que Latinoamérica fuera, desde hace 50 años, una región libre de todo armamento nuclear.

Los recientes acontecimientos en Norcorea, prosiguió Graue, nos recuerdan el frágil equilibrio que guarda la convivencia entre las naciones y el riesgo que para la humanidad implica una guerra nuclear; que la destrucción del mundo mediante el uso de bombas y misiles es una posibilidad real, por lo que el desarme nuclear total debe ser la meta a alcanzar.
Tan es así, que hace unos días se decidió otorgar el Premio Nobel de la Paz 2017 a la International Campaign to Abolish Nuclear Weapons, abundó.

El rector también indicó que en distintos países se ha hecho presente el nacionalismo excluyente, que olvida que todos los pueblos se han enriquecido y conformado por distintas olas de migrantes.